Abordando la sequedad vaginal: ¿cómo evitarla?

La sequedad vaginal es un problema común que afecta a muchas mujeres, especialmente durante la menopausia y la perimenopausia. Este síntoma puede ser más que una simple molestia; puede impactar significativamente la calidad de vida, la salud sexual y la intimidad. En este artículo, exploraremos las causas de la sequedad vaginal, sus efectos y las estrategias efectivas para llevarlo mejor.

Sequedad vaginal, más que un síntoma

¿Qué es la sequedad vaginal?

La sequedad vaginal ocurre cuando los tejidos de la vagina no están suficientemente lubricados. Este problema es comúnmente asociado con cambios en los niveles hormonales que ocurren durante la menopausia, pero también puede ser influenciado por otros factores como el estrés, ciertos medicamentos y condiciones de salud.

Causas de la sequedad vaginal

Cambios hormonales

El descenso en la producción de estrógenos durante la perimenopausia y la menopausia es la causa principal de la sequedad vaginal. El estrógeno ayuda a mantener la estructura y función de los tejidos vaginales y estimula la producción de lubricación natural.

Factores de estilo de vida

El fumar, la falta de hidratación y una dieta pobre pueden exacerbar la sequedad vaginal. Además, el estrés y la ansiedad también pueden tener un impacto negativo en la respuesta sexual normal, incluyendo la lubricación vaginal.

Medicamentos y condiciones de salud

Ciertos medicamentos, como los antihistamínicos y los tratamientos de quimioterapia, así como condiciones como la diabetes, pueden contribuir a la sequedad vaginal.

Efectos de la sequedad vaginal

La sequedad vaginal no solo causa molestias, sino que también puede llevar a dolor durante las relaciones sexuales, conocido como dispareunia. Esto puede resultar en una disminución del deseo sexual y en problemas en las relaciones de pareja. Además, la falta de lubricación adecuada aumenta el riesgo de infecciones vaginales y urinarias, ya que la barrera natural de la vagina se ve comprometida.

Cómo aliviar la sequedad vaginal

Lubricantes e hidratantes

El uso de lubricantes a base de agua durante las relaciones sexuales puede proporcionar alivio inmediato del dolor y la incomodidad. Los hidratantes vaginales, por otro lado, son productos de uso más regular que ayudan a restaurar la humedad natural de la vagina.

Terapia hormonal

Para las mujeres cuya sequedad vaginal está relacionada con la menopausia, la terapia de reemplazo hormonal (TRH) puede ser efectiva. La TRH puede ayudar a restaurar los niveles de estrógeno y mejorar la salud general de los tejidos vaginales.

Cambios en el estilo de vida

Mantener una buena hidratación, seguir una dieta rica en fitoestrógenos (como soja y linaza) y realizar ejercicios de Kegel para mejorar la circulación en la región pélvica pueden ser útiles.