Los sofocos: estrategias efectivas para aliviar los bochornos

Los sofocos, también conocidos como bochornos, son uno de los síntomas más comunes y emblemáticos de la menopausia y la perimenopausia. Afectan a la mayoría de las mujeres en algún momento de su transición menopáusica y pueden ser particularmente molestos y disruptivos. En este artículo, exploraremos qué son los sofocos, por qué ocurren, y cómo se pueden manejar efectivamente.

Los sofocos pueden reducir la calidad de vida.

¿Qué son los sofocos?

Los sofocos son sensaciones repentinas de calor que se sienten intensamente en la parte superior del cuerpo, especialmente el pecho, el cuello y la cara. Estos episodios pueden durar desde unos segundos hasta varios minutos y son a menudo seguidos por un sudor intenso y, ocasionalmente, escalofríos. Aunque son más comunes por la noche, también pueden ocurrir en cualquier momento del día.

Causas de los sofocos

Cambios hormonales

La principal causa de los sofocos es el cambio en los niveles hormonales que ocurre durante la menopausia. La disminución en la producción de estrógenos afecta el centro termorregulador del cerebro, que puede volverse más sensible a las variaciones de temperatura corporal.

Factores de estilo de vida

Ciertos factores pueden desencadenar o intensificar los sofocos, incluyendo el estrés, el consumo de alcohol, la cafeína, alimentos picantes, y el ambiente cálido. El tabaquismo también está vinculado a un aumento en la frecuencia e intensidad de los sofocos.

Estrategias para reducir los sofocos

Modificaciones en el estilo de vida

Modificar el estilo de vida es un paso fundamental para controlar los sofocos. Mantener un ambiente fresco, usar ropa ligera y transpirable, y evitar desencadenantes conocidos como alimentos picantes o bebidas calientes pueden ayudar. La práctica regular de ejercicio y técnicas de relajación, como la meditación y el yoga, también pueden reducir la frecuencia de los sofocos.

Acupuntura

La acupuntura es una técnica muy útil a la hora de reducir la intensidad de los sofocos. Gracias a ella, las mujeres que lo han probado, están muy contentas porque has reducido los bochornos y no sólo los diurnos, también los nocturnos, que son los más molestos, ya que impiden dormir y descansar bien.

Tratamientos hormonales

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es efectiva para muchas mujeres en el manejo de los sofocos. Sin embargo, no es adecuada para todas, especialmente para aquellas con ciertos antecedentes médicos. Es crucial discutir los beneficios y riesgos de la TRH con un médico para tomar una decisión informada.

Remedios naturales y suplementos

Hay varios remedios naturales y suplementos que pueden aliviar los sofocos, incluyendo:

  • Isoflavonas de soja: Compuestos que actúan como estrógenos débiles y pueden ayudar a equilibrar los niveles hormonales.
  • Extracto de cohosh negro: Un remedio herbal que se ha utilizado para tratar los sofocos y otros síntomas menopáusicos.
  • Vitamina E: Algunos estudios sugieren que la vitamina E puede ser útil para aliviar los sofocos.

Opciones no Hormonales

Para las mujeres que no pueden o prefieren no usar la TRH, existen medicamentos no hormonales, como ciertos antidepresivos y medicamentos para la presión arterial, que han demostrado ser efectivos en el manejo de los sofocos.